Estás en: RelatosNAMIBIA > CAMPO                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 11/3/2020

Nick: HELIOGOBALO

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 ETHOSA

 Escribe el relato: julio

Opiniones ( 0 )

DA TU VOTO                  Votos: 1           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

Hemos salido de la capital en la mañana temprano y por fin a primeras horas de la tarde estamos parados ante una de las grande puertas que dan acceso al parque Ethosa. A nuestro lado un pequeño grupo de gacelas, rumia indiferente ala pequeña cola de vehículos que se ha formado.

El parque nacional de Ethosa tiene una superficie de más de 20000 Km2, lo escribo para que se lea bien más de veinte mil kilómetros cuadrados, esto es una enormidad, hay países más pequeños, aunque nada si lo comparamos con los más de 100000 Km2 que tuvo allá en sus orígenes, cuando se creó a principios del Siglo XX.  Su centro está ocupado en gran parte por el lecho seco de un lago y es conocido con el nombre de “the pan” la sartén, con ese nombre podemos imaginar que no es un vergel, sino un lugar árido y caluroso de color blanco inmaculado y que solo se inunda con una fina lámina de agua durante la temporada de lluvias. Mientras que el resto del parque es una zona semiárida de praderas con arbustos enanos y árboles del tipo de las acacias o los mopanes, un pequeño árbol de hojas muy verdes y que crece por todo el norte de Namibia. En el parque se dan cita todos los grandes animales de África. Elefantes, jirafas, leones, cebras, guepardos, rinocerontes, hipopótamos, todo tipo de gacelas, ñus y antílopes, orgullosos oryx, modestas ardillas, jabalíes verrugosos ¿qué no sabéis que animal es un jabalí verrugos? ¿os acordáis de Pumba del Rey León? pues justo ese, multitud de aves desde el gigantesco avestruz a diminutas y coloridas aves cantoras pasando por garzas y gallinas pintadas, serpientes, roedores…

Lo mejor del parque es que no tienes que pasarte horas dentro del vehículo circulando por los polvorientos caminos a ver si tienes la suerte de cruzarte con alguno de los animales anteriormente citados que también, si no que gracias a los bebederos o charcas “waterholes” estratégicamente situados, es posible ver a decenas de animales juntos, sin mucho esfuerzo, mientras beben o se bañan. No creáis por ello que a los animales se les ve en la distancia, nada más lejos de la realidad, es muy normal tener que detener el coche en medio de la carretera mientras que a dos metros por delante del vehículo cruza una manada de cebras, o esperar a que unas leonas, perezosas ellas, que han decidido tumbarse en medio de la carretera se levanten y tranquilamente se vayan a tumbar entre a la sombra de unos arbustos mientras en su camino pasan a medio metro de la ventanilla del coche. 

Lo ideal es dedicarle al parque un par de días realizando lo que se conoce como “the game” pero en lugar de cazar a los animales con rifles, capturarlos únicamente con el objetivo de la cámara fotográfica y así tener la oportunidad ver todos los animales, alguno como el guepardo son muy esquivos, y de pasar la noche en el parque en alguno de los lugares acondicionados dentro del parque para ello ya sea como campista o alquilando una humilde pero muy bien acondicionada cabaña. 

Nosotros pasamos la noche en una cabaña de en un lugar llamado Okakuejo, que en lenguaje local significa “lugar de las mujeres”, un sitio agradable, con una infraestructura básica pero muy completa, que cuenta con pequeñas cabañas hechas en arcilla y madera,  además de zonas de acampada, tienda - donde entre salchichas de carne de ñu y filetes de cebra puedes encontrar botellas de vino español marca sangría y cuya etiqueta es una bailaora flamenca ¿alguien ha dicho tópicos? – un restaurante, bar, y justo al lado de la barra de este una gran piscina. Un lujo que se agradece. Nada mejor que un refrescante baño a la caída de la tarde después de un duro día de calor y polvo y antes de tomar una cerveza bien fría. El lugar cuenta y es lo más importante con una charcha acondicionada, incluso con asientos y una grada techada para evitar el sol del mediodía, que permite a los turistas ver desde pocos metros de distancia a los animales que se acercan durante todo el día y toda la noche para abrevar. Después de una de las muchas visitas que hicimos por la noche al abrevadero, una de ellas con botella de vino namibio incluido, y mientras volvíamos a nuestro alojamiento, nos cruzamos con un par de chacales que deambulaban por la zona en busca de restos de alimentos y que temerosos huyeron ante nuestra presencia.

Algo que puede pasar desapercibido es el increíble cielo nocturno que se disfruta aquí. Un cielo plagado por decenas de miles estrellas y que se ve coronado por una vía láctea que orgullosa e impresionante cruza luminosa la totalidad del firmamento, producto todo ello de la total falta de contaminación lumínica. Posiblemente con el paso del tiempo y los años, se me vayan perdiendo algunos recuerdos de este viaje, pero estoy seguro de que uno de los recuerdos que nunca olvidare será el de estar sentado por la madrugada en un banco con una copa de vino en la mano junto a Adri, viendo como una pareja de elefantes disfrutaban de la charcha y sobre nosotros refulgía el cielo más estrellado que se pueda imaginar. Vale lo admito la imagen es un poco cursi, pero a veces la realidad es cursi también.


Viajar por:
NAMIBIA
,
CAMPO

OPINIONESETHOSA



FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 6/11/2021
Lecturas: 178
Votos: 1
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

APARTHEID

APARTHEID [Namibia]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

Granjas

Granjas [Namibia]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

Swakopmund

Swakopmund [Namibia]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE