Estás en: RelatosSAO TOMé Y PRINCIPE > SAO TOMé                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 11/3/2020

Nick: HELIOGOBALO

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 SAO TOMé Y PRINCIPE

 Escribe el relato: julio

Opiniones ( 0 )

DA TU VOTO                  Votos: 1           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

  1. Es un país realmente minúsculo. El segundo más pequeño de África solo por delante de las islas Seychelles. Por otra parte Sao Tomé y Príncipe es uno de los micros estados más grandes del mundo y si eso no es un oxímoron en toda regla, que me demuestren lo contrario. 

    2- No, aunque pueda parecer lo contrario el gentilicio de los habitantes de Príncipe, no es altezas ni principescos, simplemente son saotomenses como el resto de los habitantes del archipiélago. Eso sí. Siempre puedes comerte un paquete de galletas príncipe en la isla de Príncipe y quedar como un rey. Y es cierto, hay cierta rivalidad entre los habitantes de ambas islas, no sé muy bien cuál es el motivo, pero algunos de los habitantes de Sao Tomé se consideran mejores que los de Príncipe a los que consideran vagos que solo viven de la belleza de su isla.



3- Sus gentes son amables, simpáticas y como es costumbre en África y en los pueblos del interior españoles te saludan cuando te cruzas con ellos por los caminos, tampoco es extraño que un desconocido se te acerque y te estreche la mano y se ponga a hablar contigo sin venir a cuento. Además, es un país seguro para donde puedes caminar por las calles de la pequeña capital sea la hora que sea sin miedo y sin recelos. Por si fuera poco, la vida es tranquila y relajada, nada de prisas las cosas se hacen a su ritmo y cuando llegan. El Sao Tomé way of life se llama leve-leve.




4- Solo hay una cerveza local, de nombre Rosema. Y la curiosidad es que, aparte de que son botellas de medio litro, la botella de color marrón, no tiene etiqueta. Parece ser que el motivo es que como no hay otra cerveza nacional con la que compartir el mercado, no tienen sentido gastarse dinero en publicidad. Pedirla siempre muito, muito fresca y si sois dos, no pedir dos cervezas, sino una y compartirla, cuando se acabe una pedir otra. Así evitaréis que se calienten antes de tiempo. Extraña ver que en los bares y restaurantes de Sao Tomé está permitido fumar. Pocos de los bares tienen aire acondicionado así que hay que estar despierto y colocarse convenientemente bajo los grandes ventiladores que hay en el techo. Otra opción es elegir un restaurante con terraza y sentarse a la sombra para contemplar sus increíbles playas mientras comes. La música que se suele escuchar en los bares es Koduro, Kizomba africano o Forró brasileño. También te puede sorprender en un momento dado el aire lánguido de un fado.

5- La línea Ecuatorial pasa por el sur de Sao Tomé, concretamente por una islita que se llama isla de Rolas y como esta isla es también es el punto habitado más cercano al meridiano de Greenwich resulta ser que para ellos es el centro del mundo. Por cierto, justo frente a la isla de Rolas aún en la isla de Sao Tomé hay un restaurante que se llama Ecuador y que sirven un pescado exquisito. Hay que tener cuidado ya que desde las doce de la mañana hasta más o menos las tres de la tarde el calor es insufrible. Mejor si no es estrictamente necesario evitar estar expuesto al sol, buscar un sitio a la sombra tomarse una Rosema muito fresca a la sombra o refrescarse dándose un baño en el mar.


6- Algunas de las playas más bellas del mundo están en la isla de Príncipe. Playas de arena blanca finísima, de aguas cálidas, transparentes, de un color azul turquesa, que contrasta con el color verde intenso de la jungla que llega hasta el mismo comienzo de la arena. Son playas perfectas para bucear y divertirse viendo multitud de peces. Además, las playas tienen el plus añadido de que no hay casi gente, increíblemente es uno de los países del mundo que menos turistas recibe, con lo cual las puedes disfrutar para ti solo. Eso si hay que tener en cuenta que antes o después, y a veces antes y después, te va a llover.



7- Casi toda la isla de Príncipe es reserva mundial de la Biosfera, así que disfruta de sus selvas intrincadas y sofocantes, por el calor, la humedad, por el verde que lo llena todo, observa los coloridos pájaros que salen volando de cualquier rama a tu paso, admira las flores ¿orquídeas? que crecen en las copas de los árboles o en los troncos caídos. No hay animales salvajes peligrosos salvo alguna cobra negra ¡introducidas para acabar con una plaga de ¡gatos! así que es importante llevar un buen calzado para evitar improbables mordeduras. Si tienes suerte y estas en la playa puedes observar a plena luz del día el imprevisto nacimiento de tortugas, que nada más aflorar a la tierra buscan desesperadamente ir al mar. Aunque está prohibido, aún es posible comprar objetos realizados con el caparazón de las tortugas. No los compres, primero porque para hacer ese objeto han tenido que matar unos animales que están en peligro de extinción y segundo porque al salir de la isla te revisan la mochila o maleta y puedes acabar dando con tus huesos en la cárcel. En este viaje, para que luego digan, aprendimos que el sexo de las tortugas depende del calor de la arena en la que se han incubado los huevos, si es menor de 27º la tortuga será hembra y si es mayor el ejemplar será un macho.

8- En Sao Tomé, haz una excursión al sur de la isla. La carretera salvo en algún pequeño tramo es buena y el tráfico es escaso. Disfruta de sus playas, de sus increíbles paisajes, visita la formación rocosa que se llama el Cao Grande. Visita alguna de las Roças, que así se llaman a las plantaciones que dejaron los portugueses cuando abandonaron el país, la mayoría están abandonadas, pero se ha recuperado alguna para disfrute de los turistas. Igualmente interesantes son las visitas a las viejas fabricas e ingenios que se utilizaban para tratar el cacao, hubo una vez que este país fue el mayor productor mundial de cacao, y para extraer el aceite de palma. Por supuesto disfruta del chocolate hecho allí. Llega hasta el extremo sur hasta la población de Porto Alegre, realmente unas cuantas chabolas donde la gente, los perros, los cerdos y el pescado puesto a secar comparten la única y polvorienta calle del pueblo. Atraviesa la población con cuidado de no atropellar a nadie, mientras observas las hileras de pescados puestos a secar al sol para poder llegar a la Praia Inhame, donde aparte de poder coger el barquito que lleva a la isla das Rolas, puedes disfrutar de su maravillosa playa, y disfruta de sus paisajes comiendo un riquísimo pescado.



9- En tu excursión hacia el sur de la isla, hay una parada obligatoria. Es lo que llaman la Boca do Inferno. Una formación rocosa al lado del mar y que cuando está subiendo la marea, provoca que el agua se mete entre las piedras y oquedades y debido a la presión que ejercen las olas surjan por los huecos grandes sifones de agua marina que llegan a tener más de 20 metros de altura. Otro motivo de interés es la leyenda que rodea a este sitio. Según cuentan, durante la época colonial allá por alguna década del siglo XIX, había un rico hacendado portugués que vivía en Sao Tomé. Este hombre durante la semana hacia la vida de cualquier hacendado que se preciase, cuidaba de su cacao, perseguía a sus esclavas, castigaba a sus esclavos, montaba a caballo. En fin, nada que le diferenciase de ningún otro caballero portugués de la época. Lo que si le hacía diferente es qué, cuando llegaba el viernes por la tarde, el susodicho, abandonaba su Roça se dirigía a la boca, se introducía en ella y mágicamente aparecía en los salones de su casa Lisboeta. Allí pasaba el fin de semana en compañía de sus amigos, disfrutaba de la sofisticación de la vida lisboeta y el domingo por la tarde hacia el camino inverso apareciendo en las rocas que forma la boca del inferno. Teniendo en cuenta que la duración del vuelo entre Lisboa y Sao Tomé es hoy en día de unas cinco horas, no podemos dejar de admirar la hazaña de tal caballero. Y ya que estamos ahí, no podemos irnos sin comprar un coco a los jóvenes que atienden el puesto que estratégicamente está allí colocado y maravillarnos, a mí por lo menos me parece increíble, de cómo son capaces de, sin cortarse una mano, utilizar el gigantesco machete para abrir el coco por la mitad y sacar una fina lasca de la corteza para así abierto permitirnos beber su leche y con la lasca comer su carne.




10- La ciudad de Sao Tomé es pequeña, realmente pequeña, no más de una decena de calles. Tiene un pequeñísimo centro financiero, donde unos edificios de acero y cristal son la sede de un banco, un gran súper y la compañía de teléfonos. En el centro abundan los edificios coloniales portugueses realizados en piedra y con balcones de madera, entre ellos destaca un gran edificio que fue la casa del gobernador de la isla y ahora es el palacio de gobierno. Se puede visitar la catedral católica donde los domingos la misa es todo un espectáculo de gente cantando. Visita imprescindible, aparte del pequeño fuerte portugués de San Sebastián, es el centro de Arte Cacau. Una vieja fábrica que en tiempos coloniales servía para arreglar locomotoras de vapor y vagones de los distintos ferrocarriles que unían las roças con los puertos de embarque del cacao y ahora esta reconvertido en un espacio cultural vanguardista lleno de obras de arte realizadas por artistas de Nigeria, el Congo, Angola y el propio Sao Tomé. Como curiosidad decir que uno de los artistas que tienen obra expuesta es además el vigilante de este espacio, con lo cual te da explicaciones de primera mano de sus obras y de lo que quería plasmar en ellas. Además, todos los jueves por la noche hay conciertos en vivo y es un lugar perfecto para tomar una copa.


En el extrarradio por llamarlo de alguna forma, lo habitual son las construcciones típicas. Casas levantadas sobre pilotes, como si fueran palafitos, hechas en madera y pintadas de vivos colores.



11- También en la ciudad y si tienes oportunidad no dejes de visitar el mercado municipal. Realmente el mercado son dos edificios separados por una calle y unas casas: el mercado viejo y el nuevo. El más interesante es el viejo, un feo y decadente edificio de dos plantas donde se compra y se vende todo lo que la naturaleza es capaz de ofrecer y el ser humano es capaz de comer. Además, funciona sea la hora del día que sea, pasamos un día a las 5 de la mañana y vimos que ya había gente comprando o vendiendo mercancías. También hay gente que no tiene casa y vive allí por seguridad o vendedores que para no perder su lugar de venta no se mueven del sitio. Por el día es pura África, un hervidero de gente que se para en los puestos, que regatea, que ríe, que charla, que pasea, que sube o baja de motos, de taxis de color amarillo, o de las combis también amarillas. En el mercado se ofrecen huevos, carne de cerdo, de pollo, de cordero, pescado fresco o salado, hierbas de cualquier tipo, frutas tropicales de todos los tamaños y colores, mariscos y un montón más de alimentos de formas y colores exóticos. ¿Qué serian esos productos de tamaño algo superior al de un huevo y color morado y amarillo? ¿Quizás un fruto? ¿serían moluscos sin valvas lo que vendían unas mujeres algo más allá y que flotaban en agua llenando cubos, barreños y baldes? O como sabrán esas hierbas de formas extrañas que tienen toda la pinta de hierbas aromáticas, pero ¿quién sabe, a lo mejor son hierbas medicinales? Eso sí, si no aguantas los olores fuertes o persistentes, el mercado huele a sangre y grasa animal, a vísceras de pescado, a sudor y orín, o te da algo de cosa ver a un perro comiéndose un hígado crudo en medio del mercado, mejor abstente de ir.



12- Fuera del viejo mercado, rodeándolo y en la calle que lleva al mercado nuevo, hay un mundo inexplorado de gigantescas montañas de camisetas de todos los colores, Una selva de camisas y de pantalones, de calzoncillos y bragas. Un rio de calzado que tiene una segunda oportunidad. Un bosque de gafas de sol y bolsos. Como no fijarse en uno de los puestos que vende chanclas, donde todas ellas llevan impresas en la parte superior, la parte que roza con la planta del pie, los colores, el triángulo y la estrella de la estelada catalana. La pregunta surge sola, ¿cómo habrán llegado esas miles de chanclas a ese perdido puestecillo de este remoto país?



13- La gastronomía como no podía ser de otra forma, tiene mucha influencia portuguesa, y aunque en cierto modo está limitada a peixes, frango y porco - peces, pollo y cerdo- no por ello es menos rica. No te desanimes, siempre puedes empezar con unos petiscos, aperitivos a base de mariscos y seguir con un plato de peixe grelhado. Los pescados, normalmente atún, caballa, emperador o barracuda son fresquísimos y los suelen hacer a la parrilla con lo que suelen estar riquísimos. Suelen ir acompañados de verduras y arroz. También tienen Calulu, un plato angolano consistente en un guiso en que se mezcla pescado seco con pescado fresco, espinacas, okras, tomate y cebolla y que bien hecho es una auténtica delicia. También no puedes dejar de probar las frutas. Las hay de todos los colores y formas inimaginables coconas, bananas, piñas, mangos, cocos, simplemente riquísimas. Si eres aventurero y tienes un estomago acostumbrado y que no sufre, acércate a alguno de los puestos callejeros y pide que te sirvan algo de vino casero de palma fermentado. Dulce y a la vez ligeramente agrio que venden en botes de cristal que debes devolver una vez te has bebido su contenido. Por otro lado, si quieres un menú sofisticado debes viajar un par de horas hacia el sur a otra antigua hacienda, la Roça de Sao Joao de Angolares, que se ha convertido en templo gastronómico gracias a su propietario, el cocinero Joao Carlos Silva, que la ha rehabilitado con un toque bohemio. Aquí lo mejor es dejarse sorprender por su menú degustación, de platos pequeños y deliciosos.



14- La moneda local es el Dobra. 24,5 Dobras equivalen a 1 €. Recientemente me da la impresión que ha debido haber una reordenación monetaria que hace que mucha gente aún te diga al preguntar un precio su valor antiguo en lugar de su valor nuevo. Así te pueden pedir 80000 Dobras, cuando realmente su coste son 80 Dobras. Otra consecuencia es que no hay monedas, o por lo menos yo no vi ninguna. Todo son billetes, el más pequeño es de 5 Dobras, el más grande que paso por mis manos de 200 Dobras. No conviene cambiar mucho dinero de golpe, ya que la vida no es muy cara y además taxis, hoteles, coches y excursiones que alquiles te van a cobrar en Euros, mientras que restaurantes y puestos de la calle solo admiten Dobras. el uso de tarjetas de crédito es anecdótico por no decir inexistente, solo se utiliza efectivo. Una cerveza nacional, la Rosema, en un bar te puede costar menos de 1 € mientras que en hotel puede llegar a costarte 4 €.



15- Miscelanea: Suele haber apagones de luz durante el día, afortunadamente no suelen durar más allá de unos minutos. La mayoría de los hoteles tiene generadores con lo cual para el turista es imperceptible. Los baños de los restaurantes están bastante limpios, y las caipiriñas que suelen costar entre 3 y 5 €, y quizás por ello mismo, no son gran cosa. En los pueblitos del interior, las mujeres suelen aprovechar el asfalto de la carretera para poner sus ropas recién lavadas a secar. Los niños se divierten con grandes juguetes hechos en madera y que representan bicis y coches de competición. El agua embotellada viene toda de Portugal. La mayoría de los pueblos por los que cruza la carretera no son más que una sola calle con tres o cuatro casa hechas en madera o chapa, con una peluquería y un local donde se vende gasolina. Todos sin excepción tienen zonas para separar la basura orgánica de la que no lo es. El aeropuerto de Príncipe, no es más que una caseta en medio de la pista, donde recoges tu equipaje a pie de pista cuando lo bajan del avión ucraniano que une ambas islas en un vuelo de treinta minutos, y donde una mujer policía te toma la temperatura poniéndote un aparato en tu frente. Por supuesto un poco de portuñol, te abre todas las puertas.


Viajar por:
SAO TOMé Y PRINCIPE
,
SAO TOMé

OPINIONESSAO TOMé Y PRINCIPE

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 11/24/2020
Lecturas: 195
Votos: 1
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

LuandaIII

Luanda III [Angola]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

LUANDAII

LUANDA II [Angola]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

LuandaI

Luanda I [Angola]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE