Estás en: RelatosANGOLA > LUANDA                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 11/3/2020

Nick: HELIOGOBALO

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 QUISAMA (II)

 Escribe el relato: julio

Opiniones ( 0 )

DA TU VOTO                  Votos: 1           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

Hemos llegado al segundo de nuestros destinos, una especie de reserva de europeos aficionados a la observación de aves. Un lugar con un cuidado sendero de grava de donde como las ramas de un árbol desde el tronco principal salen pequeños caminos que llevan a una decena de coquetas cabañas hechas en madera, en cuyas terrazas y al lado de sillas y tumbonas se amontonan potentes binoculares e impresionantes cámaras de fotos dotadas de gigantescos teleobjetivos que apuntan a la otra orilla del rio. El lugar está situado en la misma desembocadura del rio Kwanza. El rio que sirvió de entrada al interior de Angola a los conquistadores portugueses y de salida a millones de personas esclavizadas de camino al nuevo mundo.


Avanzamos por el sendero que discurre entre un cuidado césped y preciosos parterres de flores cuando nuestro caminar al edificio central del complejo se ve interrumpido por una inmensa cerda rosada con manchas negras que tumbada en medio de la grava amamanta a no menos de ocho pequeños lechones. Al acercarnos la cerda levanta la cabeza y lanza un gruñido, los cerditos ajenos a nuestra presencia siguen mamando ávidamente. Decidimos por precaución salirnos del paseo y pese a los carteles prohibiendo pisar la hierba, es justo eso lo que hacemos, pisar la hierba para evitar a la cerda.


El edificio central no es solo la recepción, sino también una tienda de recuerdos, que solo tiene el nombre, un espacio común que sirve como zona de encuentro y el restaurante. Es a este último lugar a donde nos dirigimos para desayunar. El sitio aparte del consabido buffet, con huevos revueltos, salchichas, beicon, diversos embutidos, quesos frescos, zumos de frutas tropicales, café y té, tiene las paredes de madera completamente cubiertas con fotos donde orgullosos pescadores, todos ellos blancos, posan junto a sus ayudantes, todos ellos negros, mostrando sus piezas capturadas, todas ellas peces gigantescos. Tras llenar mi plato con huevos, salchichas y un poco de queso y coger un café y un zumo, me dirijo a la gran terraza que da al rio y me siento en la mesa comunal junto con Adri, los alemanes y nuestro guía. Bromeamos con las fotos y contamos chistes sobre pescadores. Una pequeña lancha con dos hombres en ella cruza el rio por delante nuestro a toda velocidad, a su paso unas aves levantan el vuelo desde la otra orilla. Una pequeña garza blanca, sin embargo, sigue posada en uno de los pilotes que forman el embarcadero. João el guía nos comenta que el lugar donde estamos está cogiendo fama entre los europeos y norteamericanos como un buen sitio para practicar la observación de aves. La verdad es que el sitio está perfectamente enclavado justo en la desembocadura de un gran rio, con la selva rodeándole y alejado de cualquier perturbación que impida el disfrute de la visión de los pájaros a los amantes de esta tranquila actividad.


Desde el embarcadero y dando un pequeño salto no subimos a la barca en la que haremos la excursión por el rio. Es una nave de plástico, de color blanco, grande, que puede acoger sin problemas a una decena de personas, aunque hoy solo viajamos la mitad, con un potente motor fuera borda. Una vez nos acomodamos en nuestros asientos y despacio comenzamos la travesía. Tras cruzar navegando bajo el gran puente, que permite a la carretera salvar el rio, y saludando con la mano a los obreros que 30 metros más arriba están repintando por la parte inferior el tablero del mismo y dejar a nuestra izquierda las ruinas de lo que alguna vez debió ser el edificio principal de una hacienda nos despedimos de lo que de alguna forma se puede entender como civilización y porque no, de lo que llamamos realidad.

De pronto y tras un recodo las orillas se ven ocupadas por una muralla verde y marrón formada por centenares de árboles de todos los tamaños y tipos. Algunos de ellos intentan sobresalir sobre el resto de sus congéneres en altura, otros tienen grandes hojas, de algunos se desprenden lianas, gruesas como una maroma, que llegan hasta el rio y por las que de vez en cuando descienden monos, pequeños y rojos, para beber agua, otros tienen llamativas orquídeas en sus ramas. Nuestro horizonte visual de repente se ha visto limitado a las oscuras aguas del rio Kwanza, al nublado cielo angoleño y el verde oscuro, casi ominoso de la arboleda. Solo el sonido de restos de ramas, de hojas, de restos de plantas, de nenúfares que arrastra el rio y que golpean la proa del barco en nuestra navegación nos hacen sentir que avanzamos.
Del interior de la selva, intrincada, oscura, de aspecto poco amistoso nos llegan los gritos de los monos y los cantos de aves que no vemos. De repente sin hacer ruido un águila blanca levanta su pesado vuelo desde la rama donde estaba posada. Seguimos remontando el rio, el paisaje permanece inalterable, el mismo cielo encapotado, el mismo aire pegajoso, la misma agua oscura casi negra, los mismos árboles en ambas orillas en cualquier tonalidad de verde, el mismo meandro un poco más adelante, y al adentrarnos en él no cambia nada, quizás solo el color o la disposición de las flores que adornan algún árbol y que quizás notar que el siguiente meandro se abre en la otra dirección.

 Nos acercamos a una orilla, da igual a cuál son indistinguibles en busca de cocodrilos. Desde la tierra nos llega un olor dulzón, a humedad, a moho, a podredumbre y descomposición. Con una linterna João ilumina los rincones más oscuros y recónditos debajo de las marañas de raíces, lianas y de ramas caídas en busca de un brillo, de un resplandor, que delate los ojos de las bestias. Todos miramos expectantes, sin saber muy bien que tenemos que descubrir o ver, pero no tenemos suerte. Parece que hoy los cocodrilos han decidido no venir a su cita con los turistas.
Reanudamos la marcha y al poco sorprendentemente nos cruzamos con un pequeño bote de madera y en el hay un pescador de pie, manejando la barca con un largo palo. Nos hace un saludo con la mano, nosotros le saludamos también. Instantes después tras un recodo del rio y en un claro de la selva junto a la orilla vemos un poblado. Tres chozas muy humildes, construidas con barro, delante de una de ellas hay una lumbre encendida con un gran puchero humeante encima, al lado de otra de las casitas y medio oculto por la maleza hay un pequeño huerto donde hozan un par de pequeños cerdos. Hay ropa extendida en el suelo puesta a secarse. Unos pollos que andan libres por todo el terreno picotean de vez en cuando el suelo. Unos niños juegan en el centro de la minúscula aldea. Desde la barca vemos sus caras sonrientes y nos llegan sus gritos y risas. Es una visión que dura segundos. Mentiría si dijese que unas cuantas imágenes literarias y cinematográficas no acuden en este instante a mi mente, pero ni pertenezco a la compañía, ni buscamos a Kurtz, ni este con la imagen de un sudoroso, febril y clarividente Marlon Brando nos muestra el horror desde el fondo oscuro de su alma.


Lo único cierto es que la sensación de irrealidad se vuelve cada vez más real. Avanzamos, pero parecemos estar siempre situados en el mismo sitio. El rio avanza entre la selva retorciéndose sobre sí mismo como una serpiente. El cielo sigue cubierto de nubes negras que amenazan con dejar caer el diluvio sobre nosotros en cualquier instante. El agua tan oscura que simula ser casi sólida, parece querer llevar la contraria a aquel filosofo de hace 2500 años con el que comparte adjetivo y aparenta ser siempre la misma, el aullido de los monos y el canto de las aves suenan exactamente igual que los que oímos hace 10, o puede que fueran 15 minutos, los árboles que pueblan las orillas son indistinguibles unos de otros y exactamente los mismos, incluso diría que se tuercen de la misma manera, que los que dejamos atrás en la última revuelta. Las flores, siempre blancas o rojas, aparecen siempre en los mismos árboles y a la misma altura. El monótono sonido de las ramas que arrastra el agua al chocar contra nuestra embarcación nos acompaña desde el mismo comienzo. Todos estamos en silencio. Sí sé que avanzamos es porque la excursión dura dos horas y aún no hemos dado la vuelta.

 
Por fin, después de introducirnos por un recodo del rio, noto un cambio, y veo como las plantas, las hojas, las ramas desprendidas de los árboles que golpeaban el barco ahora avanzan en nuestra misma dirección. En un momento dado la selva se aclara y al fondo se ve una pequeña montaña, al instante los árboles, celosos, se vuelven a cerrar sobre las orillas. Pero es como si con ese claro algo se hubiese roto, y el no espacio y el no lugar en el que estábamos inmersos, comenzase a deshilacharse. De repente un pequeño felino aparece en la orilla, para desaparecer acto seguido entre los árboles. Un rayo de sol, se abre paso tímidamente entre las nubes e incluso el monótono y repetitivo sonido del motor de la embarcación parece que suena de forma diferente.


Veo como los alemanes, con sus rostros ocultos por gafas de sol, se han puesto sus gorros de explorador y se embadurnan los brazos con protector solar, mientras beben agua de las botellas que sacan de la nevera. Me acerco yo también a la nevera y cojo una cerveza. Adriana está sentada a mi lado, la miro su rostro que rezuma tranquilidad y paz, alargo la mano y cojo la suya, la aprieto con fuerza, me mira y sonríe.


Cruzamos de nuevo el pequeño poblado que ahora queda a nuestra derecha y para mi es una muestra de que la realidad está ahí y de que casi hemos vuelto al aquí y ahora. Minutos después, veo un gran camión cruzar por encima de las copas de los más altos árboles, lo que hace un rato hubiese sido una muestra más de estar en una realidad paralela, ahora solo es una señal de que el gran puente está cerca. Tras una última curva el rio se abre y la selva retrocede y deja paso a una llanura despejada y es entonces cuando la realidad termina de imponerse definitivamente. Vemos de nuevo los edificios abandonados y volvemos a cruzar bajo el puente donde los obreros colgados siguen pintando. Cruzamos sin detenernos el embarcadero donde empezamos el viaje y llegamos hasta la cercana desembocadura, justo donde las oscuras aguas del rio se mezclan y disuelven con las azules aguas del atlántico en una orgia interminable que produce pequeñas olas de espuma blanca. Justo en el límite de ambos poderes hay una pequeña barca donde unos pescadores lanzan sus redes en busca de fortuna. Paremos el motor y nos quedamos unos minutos al pairo meciéndonos entre ambas aguas.

 
Cuando volvemos al embarcadero es la hora de comer. En Angola se sigue la costumbre portuguesa y se come temprano, así que vamos derechos al restaurante. Mientras terminan de preparar el buffet para la comida Adriana y yo nos tomamos un par de cervezas mientras caminamos por el recinto, disfrutando del jardín y comentamos sobre la gente que ocupa los pequeños bungalós. Al final terminamos echados en las tumbonas del solárium que están dispuestas al lado de la piscina, mirando como el cielo se va despejando y las negras nubes van dejando el espacio al limpio azul. Para comer elijo pescado y ensalada. No sé qué pescado es, solo que lo han pescado en el rio y está exquisito. Nos sentamos en la terraza frente al estuario del rio. Comentamos el viaje en un batiburrillo imposible de inglés, portugués, español y alemán. Después de la comida, disfrutamos de un aromático café angolano. Vemos a una cerda, puede que la misma cerda de antes, que se pasea tranquilamente por la orilla del rio como si una vieja dama se tratase. Cuatro niños juegan entre los pilotes que forman el embarcadero. El sol al final se ha impuesto y el cielo luce limpio y azul.


Viajar por:
ANGOLA
,
LUANDA

OPINIONESQUISAMA (II)

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 11/16/2020
Lecturas: 42
Votos: 1
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

SaoToméyPrincipe

Sao Tomé y Principe [Sao Tomé y Principe]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

N'dalatando

N'dalatando [Angola]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

Quisama(III)yfin

Quisama (III) y fin [Angola]
Escribe: heliogobalo | 0 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE