Estás en: RelatosESPAñA > BIELSA                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 12/20/2008

Nick: APEU

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 TREKKING EN ORDESA

 Escribe el relato: apeu.net

Opiniones ( 1 )

DA TU VOTO                  Votos: 8           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

Lunes 7 Julio de 2003

No recuerdo muy bien a que hora nos levantamos puesto que ha pasado ya más de un año pero creo que fue sobre las 6:30 de la mañana. Decidimos dormir la noche anterior en casa de Santi en Castellón para no perder tiempo en recoger a nadie.

Sobre las 7:30 de la mañana ya estabamos de camino en dirección a los pirineos, haciendo solo dos paradas, una para desayunar en una estacion de servicio de la autopista y la otra para almorzar en un pueblo cuyo nombre no recuerdo. Allí cogió el coche Santi por que yo (Jacobo) estaba ya cansado de conducir.

A la hora de comer, sobre las dos más o menos llegamos al valle de Pineta, yo ya había estado allí cuatro años atrás pero Paco y Santi era la primera vez que venían y aun recuerdo la cara que pusieron al ver aquel valle tan cerrado, rodeado por las altas montañas del Pirineo Aragonés.

Por la tarde montamos la tienda en la zona acampada que hay al lado del Parador Nacional de Pineta y nos acercamos a ver el lugar desde donde parte la senda para subir el Bacón de Pineta. Nada más anochecer nos acostamos puesto que el día siguiente no solo teníamos que pegarnos el madrugon del siglo, sino que el día prometía ser muy duro.

Martes 8 de Julio de 2003

A las 6 de la mañana más o menos nos despertó el característico sonido del móvil de paco , mientras Paco hacia el desayuno, Santi y yo recogíamos la tienda (esta misma secuencia se corea todas las mañanas así que no la repetiré más).

Sobre las 7 ya estábamos caminando y a los pocos minutos comenzamos el ascenso del Balcón de Pineta. Éste no resultó ser muy pesado, a pesar de que nada más empezar cometimos un error y cogimos la senda equivocada. Al llegar arriba descansamos y almorzamos mientras ojeábamos el fabuloso paisaje que se rendía a nuestros pies.

Tras el ligero almuerzo (pan de molde integral sin corteza untado con pate y un trozo de fuet) continuamos la ruta. Nos acercamos a ver el lago Malbore que se encontraba congelado en su mayor parte y comenzamos la dificultosa ascensión hasta el Lago Helado. Esta subida fue bastante dura. Debido a recientes nevadas en la zona, el hielo acumulado hacia impracticable el camino y como guinda del pastel tuvimos muchas dificultades a la hora de pasar una pared de unos 10 m de altura la cual dispone habitualmente de una cuerda, pero que, debido a un alma despiadada la cuerda no se encontraba en su sitio cuando llegamos.

Con paciencia continuamos la ascensión por el helado glaciar al final del cual había una torrentera de piedras que nos conducía directamente al collado desde el cual se veía a la izquierda la cima del Monte Perdido y justo abajo y enfrente el lago helado en cuya orilla pretendíamos montar la tienda y pasar la noche. Así hicimos.

Miércoles 9 de Julio de 2003

Como venia convirtiéndose ya en rutina, esa mañana también madrugamos. Cabe mencionar que, a pesar de estar a mas de 3000m de altitud, dormimos muy bien durante toda la noche. Parecía que estábamos sobre el cómodo colchón de nuestras casas. Supongo que la facilidad con que nos entro el sueño y lo a gusto que dormimos se debía al cansancio que llevábamos acumulado.

Tras recoger la tienda y desayunar dejamos las mochilas allí y comenzamos el último tramo de la ascensión. Al fin, tras un año con la idea en la cabeza y meses hablando de ello, habíamos conseguido tan preciada empresa. No recuerdo muy bien cuanto nos costo llegar a la cumbre pero creo que fue alrededor de una hora. Las indescriptibles sensaciones de haber culminado el ascenso solo nosotros las conocemos, aunque cualquier persona que le guste un poco la montaña sabe que ese momento rentabiliza con creces todo el esfuerzo que supone llegar hasta allí.

Después de la “sesión de fotos” y el casi obligatorio vistazo al paisaje llegaba la hora de la bajada. Esta resultó ser mucho más fácil puesto que nuestro destino era el refugio de Goriz, donde pasamos la tarde, cenamos y dormimos.

Jueves 10 de Julio de 2003

El recorrido del día era ir desde el refugio de Goriz hasta la Brecha de Rolando y de ahí hasta Bujaruelo.

No llevábamos a penas un par de horas andando cuando empezamos a ver a lo lejos la famosa brecha. Esto nos animo mucho y nos hizo pensar que a la hora de almorzar ya podíamos estar en Bujaruelo. Conforme nos acercábamos a la brecha ésta parecía estar mas lejos. Intentamos llegar hasta ella por la parte de arriba pero debido a recientes nevadas el terreno estaba lleno de helados neveros y sin camprones era prácticamente imposible pasar. Tras pensar cual era la mejor solución decidimos bajar y subir por otra parte, en esta parte había una torrentera que hacia muy difícil la subida, pero poco a poco y con paciencia llegamos a la brecha donde almorzamos. Tras un leve almuerzo compuesto de un par de lonchas de pan de molde untadas con pate y un trozo de unos 5cm de fuet (igual que los días anteriores) reanudamos la marcha. E n tierra francesa el ambiente era totalmente diferente, estaba lleno de nieve y lo más sorprendente, lleno de personas de avanzada edad (parecía una excursión del inserso hacia la brecha de Rolando!!).

En unos veinte minutos más o menos llegamos al refugio de Serradets, éste esta en un enclave muy bonito y desde ahí se ve muy bien la brecha.

Descansamos unos diez minutos en el refugio y continuamos con la idea de llegar a Bujaruelo para la hora de comer, pero cuando eran las dos del medio día nos cruzamos con unos chicos y nos dijeron que aun faltaban un par de horas para llegar, así que decidimos comer por el camino y llegar al camping por la tarde. Así lo hicimos y sobre las cinco de la tarde más o menos llegamos al refugio de Bujaruelo donde pasamos la noche y dormimos.

Si alguien tiene pensado ir a Bujaruelo es importante que sepa que a unos 4 Km. del refugio por la carretera, si, han leído bien, CARRETERA, hay un camping mas barato que la zona de acampada del refugio y ofrece mas servicios. He remarcado la palabra carretera por que nos indigno mucho que nos cobraran una cena a precio de refugio cuando no tienen que portear absolutamente nada.

Viernes 11 Julio de 2003

Por fin un día de descanso!!!

No hay mucho que contar de éste día puesto que lo utilizamos para descansar, aunque si es verdad que andamos mas kilómetros que cualquier otro día (fuimos 3 veces al camping), pero andar por carretera y sin las mochilas no se nos hizo nada pesado. Por la tarde fuimos a bañarnos al río y a cenar al camping, donde la camarera nos pego bronca por no comernos las olivas de la ensalada (anécdota).

Sábado 12 Julio de 2003

Según mi opinión personal este fue el día más duro. La primera parte del trayecto transcurre por carretera asfaltada y el tramo es bastante largo. La misma carretera te deja en la entrada del Valle de Ordesa donde puedes coger dos sendas para ir a Goriz, una que va por el río pasando por la Cola de Caballo y la otra llamada Senda de los Cazadores que discurre por la parte de arriba del valle. Nosotros elegimos la primera puesto que nos dijeron que era más fácil.

Al fondo del Valle de Ordesa ésta la famosa cascada de la Cola de Caballo, donde comimos y descansamos un buen rato. Yo estaba tan cansado que me dormí encima de una roca. Tras el merecido descanso comenzamos la subida hasta el refugio de Goriz. La subida era bastante dura y más o menos a mitad de camino Santi se hizo daño en una rodilla. Llegamos a Goriz bastante tarde, cenamos, montamos la tienda y nos acostamos a dormir. Esa tarde el cielo estaba bastante “nublo”, lo que permitía meterte en la tienda sin peligro de asarte, aunque, la mala suerte hizo que sobre las nueve de la noche despejara y el calor nos despertó un poco desconcertados y sudados de la cabeza a los pies.

Domingo 13 Julio de 2003

Ya era el último día de caminata y a pesar de estar pasándolo muy bien los tres teníamos ganas de llegar, pegarnos una duchita y cenar en un buen restaurante. Salimos de Goriz pronto y seguimos la senda hasta llegar a la bajada de Añisclo. Es impresionante la vista que hay desde arriba, apenas puedes distinguir el Parador Nacional de Pineta. La bajada como podéis imaginaros fue muy dura, creo que estuvimos bajando alrededor de cuatro horas y como anécdota os contare que, sí durante la bajada no nos encontramos con cien paletas de “Parque Nacional”, no nos encontramos ninguna. Paco cada vez que veía una se “cagaba en to”.

A la hora de comer ya estábamos en el río del Valle de Pineta, donde comimos y descansamos un rato. Después fuimos hacia la carretera, para ello nos toco cruzar un río y Santi y yo estábamos tan agotados que no nos quitamos las botas por vagueria y luego pesaban el doble. Prohibido reírse. Cuando encontramos la carretera yo fui a buscar el coche. Intenté hacer autostop, pero iba tan sucio que es normal que no me parara nadie.

Esa noche ya limpitos fuimos a cenar a un restaurante de Bielsa.

Lunes 14 de Julio de 2004

Dedicamos toda la mañana a hacer turismo, fuimos a visitar varios pueblos de los alrededores cuyos nombres no recuerdo. Por la tarde cayo la típica tormenta pirenaica y decidimos quedarnos en pineta.

Martes 15 de Julio de 2004

Vuelta a casa!!!
FIN


Viajar por:
ESPAñA
,
BIELSA

OPINIONESTREKKING EN ORDESA

  •  murphy escribi el 1/11/2009:
  • - El Valle de Ordesa es precioso, tiene un encanto especial. Y vuestro relato es una gozada para los amantes de la montaña. Este verano volveré a verlo de cerca. Por cierto vuestra web esta genial.


     ESCRIBE TU OPINIÓN

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 12/20/2008
Lecturas: 8875
Votos: 8
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

AporlosAlcaladeEspaña

A por los Alcala de España [españa]
Escribe: el curioso | 0 Opiniones.

ElCitlaltépetl.PicodeOrizaba

El Citlaltépetl . Pico de Orizaba [Mejico]
Escribe: campeador | 2 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE