Estás en: RelatosESPAñA > GRANADA                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 11/22/2008

Nick: MARATON

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 SEMANA SANTA 2008 GRANADA

 Escribe el relato: JMG García

Opiniones ( 0 )

DA TU VOTO                  Votos: 7           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

Aprovechando una amable invitación, pasamos la pasada Semana Santa en Granada, Ciudad que habíamos visitado y admirado varias veces, pero ya lo saben ustedes, no es lo mismo cuando lo haces acompañado de un nativo y además profundamente enamorado de su Ciudad.

Granada en Semana Santa se transforma, se lo aseguro a ustedes.

Para evitar los problemas de tráfico alargamos la estancia un día más y pude comprobar que en un día ordinario la ciudad era otra... jamás lo habría creído... se respiraba otra atmósfera!

Cierto es que nos acogieron en una casa de profunda creencia religiosa y que el rito de las Procesiones era seguido con fervor... pero es que en la calle, esto se hacía también patente.

Cuando fuimos invitados y pensamos que tal vez íbamos a ser un incordio en aquella casa, teníamos en mente asistir a no más de dos procesiones para no obligar a nuestros acompañantes y porque no decirlo, creíamos que no aguantaríamos más. Pensábamos que las casi 30 procesiones serian una repetición unas de otras. Cuán equivocados estábamos en todo.

La asistencia o seguimiento de las Procesiones en aquélla casa no era una obligación, era una esperada tradición que además se disfrutaba con verdadera pasión y que nosotros no íbamos a alterar ni una “miajita”.

¿Madre... cual sale hoy... es la de los Gitanos? Veamos, hijo... la de las Maravillas fue el Domingo, La Borriquilla también, hoy martes sólo son cuatro... La Lanzada, el Vía Crucis, la Cañilla y La Esperanza.

¿Así dónde es mejor para verlas... antes o a la salida de la Catedral?

Como ya sabes, mejor antes, ya que las de hoy, después se dispersan y además, de retirada las Bandas no se esfuerzan tanto y los chiquillos, cansados ya no guardan tanto la compostura.

¿Cómo dices? No hijo, al pié de Sacromonte espera a mañana que baja por ahí la de Los Gitanos.

La “Regidora” de aquella casa, de avanzada edad pero con unas energías y bondad que ya quisiera poder alcanzar yo para mí, administra desde su sillón junto a la ventana, la numerosa y desperdigada familia que se dedica a hacer el bien por este difícil mundo.

Shiquillo... que no me había fijao yó... que a esta Virgen parece como si la hubieran dao una estocada alta y ladeá!

Me atrevo a reconvenir a la “Patrona”... Doña Regidora!... que la voy a excomulgar... Me mira traviesa ella, como diciendo... anda ya... no voy a permitirme yo, ciertas libertades con la Virgen con lo mucho que la quiero!

Bueno, me doy cuenta que he empezado a escribir sobre la Semana Santa y no salgo de “casa”.

Pero, ocurre señores que tanto me impactaron la Semana Santa vivida fuera, como la que observé en aquella casa.

Como habrán deducido, nuestros anfitriones cuidaron mucho el detalle y así cada Procesión la seguimos desde el mejor ángulo, punto y horario. Normalmente salíamos rondando las siete de la tarde y el punto estratégico era dónde al menos dos Procesiones seguían aquél trazado, si bien, en ocasiones teníamos que forzar el paso para alcanzar a otra Procesión. Todas convergen en la Catedral, pero no es lo mismo ver por ejemplo... a la mencionada, de los Gitanos, descender con apuros y giros casi imposibles en las estrechas y empinadas calles del Sacromonte... o la penitencia que representa sacar de su Iglesia y en rodillas a alguna de las imágenes que de otro modo no pasarían por la puerta.

Esto no es la “fantochada” que a veces aparenta la televisión... es cosa seria.

La gente, de todos los estamentos, no diré que guardaran en las largas esperas un recogimiento manifiesto, pero al paso de las imágenes con la solemnidad de las cornetas y tambores era unánime el silencio por lo que representaba. No era folclore, era sentimiento fervoroso por unos y respeto por otros.

Les invito, si tienen ocasión a que escuchen los sones de “La muerte no es el final” o “la Salve marinera” pero, claro hay que oírlas allí, al paso de los costaleros, para que se te impregne como a nosotros la emoción vivida con las embriagadoras imágenes, sonido y olores.

Incluso a los niños desde pequeños se les inicia en esta disciplina de respeto a las Procesiones. Fue conmovedora una “estampa” que viví cerca de San Jerónimo, con una niña de unos pocos años que al paso del acompañamiento musical de “La Soledad de San Jerónimo” se vio desilusionada cuando al llegar a su altura la fanfarria y tambores dejaron de tocar y pedía con voz temblorosa y suplicante... chia, toca! Toca... por favor Chia!... por favor chia... toca!

Y la Chia no tocó... porque no tocaba tocar y como he dicho aquí y en estas cosas, se lo toman muy en serio. ¡Como debe ser!


Viajar por:
ESPAñA
,
GRANADA

OPINIONESSEMANA SANTA 2008 GRANADA

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 11/25/2008
Lecturas: 4974
Votos: 7
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

AporlosAlcaladeEspaña

A por los Alcala de España [españa]
Escribe: el curioso | 0 Opiniones.

ElCitlaltépetl.PicodeOrizaba

El Citlaltépetl . Pico de Orizaba [Mejico]
Escribe: campeador | 2 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE