Estás en: RelatosRUMANIA > RUMANIA                              ¿ te gusta viajar ?
Avatar del viajeroViajero desde 27/05/2007

Nick: JPEREIRA

Viajar es despegarte de tu mundo por un tiempo.

 ENTRE ABETOS Y FACTORIAS

 Escribe el relato: jose pereira

Opiniones ( 1 )

DA TU VOTO                  Votos: 14           
Resultado 1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos1 Puntos

Agosto del 2005 fue un buen momento para comenzar el descubrimiento de Europa del Este, para lo cual, Rumania se propuso como el destino quizás mas representativo y asequible para este fin.

El primer acercamiento a esta región de Europa comienza desde el metro de Bucarest en busca de las pensiones económicas que rodean la estación de Gara de Nord. La decadencia del paisaje humano y urbano de este entorno puede llegar a ser, en una primera impresión, un tanto abrumador, sensación que se va desvaneciendo a medida que degustamos unas estupendas y económicas cervezas rumanas en los bares de la estación.

Lo precario del transporte público unido a las dificultades en la comunicación hace que alquilar un vehículo sea una muy buena opción para recorrer el país, de hecho es tan buena idea que  pronto descubrimos que en esta época del año es casi imposible conseguir un vehiculo en todo Bucarest.

Solucionados los problemas de movilidad nos dirigimos al norte rumbo a la mítica y turística Valaquia y tras evitar la obligada visita al castillo del supuesto “conde” se nos permite disfrutar durante unas horas mas de la conducción a través de interminables bosques y pequeñas aldeas gitanas para hacer noche en el encantador pueblo de Soars. Sin mucha dificultad somos acogidos en una casa particular perteneciente a la OVR (una especie de red de “casas rurales” a precios muy interesantes, 20-30 eu habitación doble con cena y desayuno). Es justo en este punto donde Rumania comienza a descubrirnos tras un estupendo anochecer y una merecida cena lo mejor sus paisajes, gentes y gastronomía.

Seguimos nuestro rumbo hacia el norte intentando evitar en lo posible las grandes vías donde la conducción es un acto de supervivencia más que de movilidad.

La arquitectura comunista  de corte constructivista se ve acompañada en todo momento por numerosas factorías en clara decadencia o completo abandono las cuales tuvieron su momento de gloria durante el gobierno del celebre Nicolai Chauchescu. Ejemplo del esplendor industrial de la época comunista son las ruinas de la monumental fábrica de carbono de Copsa Mica, portada del National Geographic y área más contaminada de Europa del Este que ningún entusiasta de la arqueología industrial o fotógrafo debería perderse.

Tras un par de jornadas esquivando con fortuna unos cuantos miles de baches y unos cientos de pintorescos carromatos dirigidos hábilmente  por individuos mayoritariamente de etnia gitana, dejamos atrás la región de  Transilvania rumbo a los Carpatos, en el camino quedarían las ciudades de Sibiu, Cluj Napoca, Baia Mare,…

El sobrado atractivo del paisaje urbano e industrial se ve empequeñecido tras llegar a las bastas extensiones de abetos y poblados con pequeñas casas de madera con una marcada influencia sajona lo cual da riendas a nuestra imaginación y nos transporta hasta territorios de Alaska o los ranchos recogidos en el cine Estadounidense.

En Maramures el paisaje rural, las pequeñas iglesias y monasterios ortodoxos hechos completamente de madera se funden con las bastas masas forestales a lo largo de  impresionantes valles bañados por amplios ríos y espesas brumas. La  posibilidad de dormir en casas particulares  nos brinda  la ocasión de observar la importante influencia de la aportación económica y cultural que supone la emigración para este país lo cual se traduce en un ostentoso “gusto occidental” que penetra hasta lo mas hondo de la arquitectura tradicional de esta región acentuando las diferencias sociales y el paisaje de forma dramática.

Tras recorrer el norte del país sorteando las carreteras y puentes cortados por las inundaciones acontecidas días antes de nuestra llegada nos dirigimos al sureste atravesando las praderas de la región próxima a Moldavia con el fin de visitar el delta del Danubio.

Desgraciadamente nuestro viaje llegaba a su fin y solo se nos permitió recorrer a lo largo de una jornada las marismas inmersas en un paisaje pseudo-tropical  para descubrir durante la noche la esplendida biodiversidad que surcaría el espacio aéreo y terrestre de nuestro bungalow.

Un apresurado retorno con el fin de entregar nuestro vehiculo y tras cuestionarnos nuestra capacidad para interpretar mapas o la de otros para dibujarlos llegamos de nuevo a las calles del centro de Bucarest.

Con aun una jornada antes de nuestra partida recorremos las calles de Bucarest entre lujosos vehículos de dudosa procedencia,  edificios modernistas en completo abandono y la más amplia representación de la moda y comida rápida internacional, afincadas en el país tras las ansias consumistas de los ciudadanos reprimidos durante la época comunista.

En un arrebato de introspección, Rumania se propone como el viaje mas humano que habíamos hecho hasta ahora, atrás quedan decenas de conversaciones y anécdotas compartidas con la discretas gentes de este país.

Atrás también quedaron decenas de pueblos y autoestopistas de etnia gitana al mas puro estilo Kusturica que debido a represión que sufrimos por nuestros estúpidos perjuicios primermundistas, nos vamos con la sensación de habernos perdido algo.


Viajar por:
RUMANIA
,
RUMANIA

OPINIONESENTRE ABETOS Y FACTORIAS

  •  Jeni Popescu escribi el 19/9/2010:
  • - Felicidades. Acabo de descubrirlo. Escrito con sensibilidad pero con realismo. Y ademas con talento. Es mi pais. Gracias


     ESCRIBE TU OPINIÓN

FOTOS DEL VIAJE

PINCHA AQUÍ PARA VER LA GALERÍA A TAMAÑO REAL

ESTADÍSTICAS DEL RELATO


Estadisticas del viajero

Escrito desde: 5/27/2007
Lecturas: 8033
Votos: 14
Favorito: 0
Recomendado: 0


ÚLTIMOS RELATOS

Rutade10díasencocheporJordania

Ruta de 10 días en coche por Jordania [Siria]
Escribe: MOCHILEANDO | 1 Opiniones.

LO MÁS VISTO EN CUENTATUVIAJE